Certificación Información para inversionistas

Información para inversionistas

La certificación contribuye a la creación de una industria de microfinanzas más fuerte y estable, ya que motiva prácticas que apuntan a reducir el sobreendeudamiento y la inestabilidad financiera del cliente.

accion_hayLa certificación es una evaluación independiente y externa para reconocer públicamente a las instituciones financieras que cumplen con los estándares adecuados de atención en su trato con los clientes. La certificación permite a las instituciones financieras demostrar que adhieren a los principios de protección del cliente de la industria de las microfinanzas. La certificación aspira a establecer un estándar común de medición de la protección del cliente que pueda aplicarse a toda la industria.

No es una recomendación acerca de si es conveniente o no invertir en una institución financiera particular. Su alcance se limita a los principios de protección del cliente. La certificación verifica sistemas y prácticas institucionales, no el comportamiento de cada persona. Por eso, no es una garantía. Sin embargo, la certificación es necesaria para fomentar el compromiso de la industria de microfinanzas de dar prioridad a los clientes en su trabajo. Mediante la incentivación de la mejora de las prácticas de protección al cliente y la disminución del riesgo de los clientes, la certificación contribuirá a crear una industria más responsable y estable. 

Una entidad certificada conoce los estándares adecuados de cuidado del cliente, que fueron desarrollados mediante la colaboración de más 40 partes interesadas de la industria a través de un proceso completamente transparente, consensuado y basado en el campo.

Las instituciones financieras que ofrecen servicios al por menor a los segmentos más bajos del mercado o a poblaciones financieramente excluidas son elegibles para la certificación de protección del cliente. Esto incluye instituciones de cualquier forma legal, como bancos, empresas financieras, ONG y cooperativas de crédito. 

El valor de la certificación es mucho más importante que su costo, y realizar inversiones en instituciones sujetas a la certificación asegura que esas inversiones seguirán los estándares adecuados de protección del cliente.

La certificación ayudará a los inversionistas y a otros actores a distinguir a las instituciones financieras que dan prioridad a sus clientes. Aunque establece una meta en lo referente a protección del cliente, la certificación mide a las instituciones a través de un estándar que se aplica a toda la industria. Al invertir en instituciones certificadas (que, a la vez, cumplen con sus otros criterios de inversión), un fondo de inversión puede transmitir la señal de que considera importante la protección del cliente. 

Los inversionistas tienen una enorme capacidad de incentivar a las instituciones financieras a adoptar los principios de protección al cliente (CPP). Existen varias formas en que los inversionistas pueden incentivar la adopción de los CPP como, por ejemplo, exigir la certificación a las empresas en las que invierten o alentarlas a certificarse. Para saber cómo puede colaborar, contáctese con Alexandra Rizzi ( This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it ), Subdirectora de Smart Campaign.